Connect with us

Hi, what are you looking for?



Nacional

Miguel Cantón, o cuando la ambición lleva a robar para simular estatus

Miguel Cantón Zetina, empresario de los medios de comunicación, logró formar un “emporio” a través de dos estrategias bien definidas; primero, en volcar todo el apoyo de su medio “Tabasco Hoy” a los servicios y órdenes de Roberto Madrazo Pintado, luego de una elección para la gubernatura que habría ganado Andrés Manuel López Obrador, pero que fue desviado finalmente en favor del priista, luego de sus amenazas de desanexar al sureste de la Federación, en 1994.

La segunda estrategia, la más eficiente, al incumplir con el pago de los sueldos de sus colaboradores por meses, para luego despedirlos sin pagar un solo centavo. Esto equivale al robo descarado y premeditado de su trabajo, para así mantener su vida de lujos.
Cantón Zetina ha sido beneficiario de enormes “convenios publicitarios” de los gobiernos del estado de Tabasco, hasta el encabezado por Andrés Granier Melo.

En tierras caribeñas, Cantón Zetina funda un periódico filial, el Quintana Roo Hoy, donde logra enquistarse con millonarios convenios, los que fueron un “tanque de oxígeno” para él, en medio de una severa crisis por la falta de financiamiento al Tabasco Hoy, el rotundo fracaso con el Campeche Hoy y el Diario Basta en la capital del país.

TRABAJADORES FINANCIARON LOS FRACASOS

En vista de los reveses en sus otras publicaciones, Miguel Cantón Zetina aplicó la política de contratar personal al que le mantuvo sin pago por meses, para luego despedirlos injustificadamente, a pesar de los abultados convenios publicitarios que recibía, principalmente en Quintana Roo.

El gobierno Federal pagó durante el 2019, 46 millones de pesos a esta publicación, con una proyección para este año por 240 millones de pesos, justificados en 16 páginas de publicidad gubernamental que a la fecha se publican en sus 600 ejemplares que circulan en Quintana Roo.

Sí, leyó bien: el periódico que en el eslogan de su página web asegura ser “el periódico de mayor circulación en el estado”, apenas imprime 600 ejemplares diarios, los que son entregados en oficinas gubernamentales, en algunos cafés y restaurantes, así como en contados puntos de venta, en el primer cuadro de algunas ciudades.

A pesar de contar con millonarios ingresos, y de prácticamente estafar a estos clientes manteniendo tirajes paupérrimos para reducir costos, en 2019 Quintana Roo Hoy adeudaba, de acuerdo a lo dicho por el propio Miguel Cantón, más de 2 millones de pesos a proveedores, sin contar los salarios impagos a los empleados.

PROMESAS DE PAGO QUE NUNCA SE CUMPLIERON

Quienes encabezaron los trabajos del periódico: directores editoriales o jefes de información o redacción con función de directores, tuvieron que lidiar diariamente con el personal que exigía sus pagos; las deudas de sueldos se acumularon por dos y luego tres meses, sin recibirlos.

Lo más grave, es que la administración del periódico dejó de pagar sus obligaciones con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), con el Instituto del Fomento a la Vivienda de los Trabajadores (Infonavit), entre otras.

A quienes lograron cobrar alguna parte de lo que se les debía, fueron obligados a tratar con un sujeto de nombre Boris Manuel Ruiz quien, luego de hartar al trabajador, termina por pagar la más mínima parte de lo que el corporativo, Grupo Cantón le adeuda.

En cualquier otro rubro empresarial, esta situación terminaría rápidamente en una huelga, en juicio laborales y en el probable embargo de bienes para pagar adeudos, pero tristemente no funciona así cuando se tratan de medios de comunicación, ya que autoridades temerozas del “periodicazo” son cómplices de estos abusos, al retrasar por años cualquier litigio de esta índole.

ROBAR LOS SUELDOS PARA JUGAR AL GOLF
Mientras que los trabajadores del Quintana Roo Hoy y las demás publicaciones del corporativo Grupo Cantón se ven obligados a llegar a trabajar a pie y a vivir de prestado, la familia de Miguel Cantón convoca a figuras de la sociedad quintanarroense a “jugar golfito”, práctica deportiva que, con el cobro de los abultados convenios de publicidad que logran con estados y municipios y luego de no pagar sueldos, se ha convertido en el pasatiempo favorito de su familia.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te Puede Interesar

Facebook

Al Tiempo, Periodismo Sindical